• jordi ciurana

el baño irrepetible

En los mismos ríos entramos y no entramos,

[pues] somos y no somos [los mismos].

Heráclito



La vastedad.

La simultaneidad.

En estas cuatro palabras están condensadas mis fobias más genuinas.

Lo infinito, la inmensidad, lo que no puede ser contado, acotado, medido, fijado, controlado.

Lo sincrónico, el incesante acontecer de los hechos, caótico, enmarañado, anárquico, ruidoso.

El espacio y el tiempo.

Deambulando de la mano como hermanos gemelos en una lucha inagotable por definir cual de los dos es más alto, más listo, más guapo, más abstracto, más temible.


—¿quién te quiere a ti? anda, vamos a la orilla que está ahí tu padre esperándonos con la merienda


—mamá ¿dónde duermen los pececitos?

—en lo hondo cariño; en sus camitas de arena y tapados con sábanas de algas marinas


—a mí a mí eo aquí aquí estoy solo tío yo yo yo


—óyeme, ¿en qué habíamos quedado? levántate ya mismo que nos vamos para casa


—para para para para que está muy fría


—por Dios ¿qué hago yo aquí?


—y yo voy y le digo eh tú mamón y él me dice que te pasa mequetrefe y le doy una hostia en toda la cara con la carpeta llena de apuntes de ciencias naturales y de la tierra

—¿y luego qué pasó?

—nada


—lo ves hijo como tenías que haberte traído el bañador. ¿pa qué? ¿pa qué le vas a hacer caso tú a tu madre?


—tengo que contárselo


—qué va mujer, si me lo compré de rebajas, toma pruébatelo, anda

—¡ay, la leche! si no me cabe


—¿quieres que hagamos un castillo de arena?

—quiero hacerlo pero de ladrillos

—vale pero yo seré la reina y tú el rey

—¡si soy una niña!


—después de verano dejo de fumar


—cuando sea mayor haré lo que me dé la gana


—¿se te está poniendo dura?

—nuestro apartamento está aquí al lado


—quiero dormir en una cama gigante y perderme en ella para siempre


—en cuanto lleguemos a casa este bañador se va a la basura

—pero si es mi favorito

—me da lo mismo


—perdona, creo que te he confundido con otra persona


—¿un helado? hostias como panes te voy a dar como no te comportes


—venid cabroncetes, os estamos esperando

—¡haya paz!

—¡os vais a enterar, chavales!

—¡socorro! ¡el monstruo del río nos ataca!


—no hay nada como el sonido de una lata de cerveza al abrirse

—pásame una


—hijo, no crezcas nunca, ¿vale?

—vale


(Todo sucede a la vez y a la vez, no sucede nada.)






 © 2019 by Jordi Ciurana. 

  • kisspng-brand-imdb-logo-resume-manufactu
  • Grey Instagram Icon
  • Gris Icono de YouTube
  • Grey Facebook Icon
  • Gris Icono Twitter
  • Grey Vimeo Icon